TODO EL SABOR DEL MAR

Santa Pola es conocida por su tradicional y variada gastronomía, basada en los productos del mar: el marisco y el pescado.

El marisco es un manjar exquisito en cualquiera de sus variantes, principalmente la quisquilla, las cigalas y la gamba roja de la bahía. Entre los aperitivos no hay que olvidar los salazones de pescado: mojama, hueva, bonito y bacalao.

El arroz constituye uno de los grandes capítulos de la cocina de esta tierra: el arroz a banda, arroz negro, paella de marisco y el 'arròs i gatet'.

Como platos típicos, además, sobresalen el gazpacho de mero, el blanquillo de rape y el inigualable caldero. Entre los pescados, los más solicitados son la dorada, la lubina y la lechola.

Los helados, mantecados, pastas, hojaldres, coca boba y rollitos, forman un amplio abanico de posibilidades en la repostería de Santa Pola. La calidad de todos estos productos y la acertada mano de los cocineros hacen que la gastronomía de Santa Pola sea una cita obligada para los visitantes.

El plato estrella de la gastronomía en Tabarca es el caldero tabarquino, el guiso autóctono de la isla. Hay manos expertas que han pasado toda su vida cocinándolo y hoy ha pasado el testigo a nuevas generaciones. Entre sus ingredientes principales se encuentra el pescado: gallina y la morralla con las que se hace el caldo. Que también lleva ñora, ajo, tomate, pimiento, sal. El caldero se sirve en dos partes, primero el pescado: la gallina con patatas regadas con algo de ‘all i oli’ (ajo y aceite, que queda como una mayonesa); y tras comer el pescado se sirve el arroz.

Pero son muchas más las recetas que puedes probar en Tabarca: fideuá, todo tipo de arroces, especialmente los de marisco, calamares de potera, pulpo, lecholas cogidas al curricán, pescadito frito…En la Isla de Tabarca encontrarás menús asequibles y también se puede elegir un picoteo rápido para no perder ni un minuto de sol y mar.